Pontificia y Real Cofradía de Santo Domingo de Guzmán y Nuestra Señora del Rosario

Pontificia y Real Cofradía de Santo Domingo de Guzmán y Nuestra Señora del Rosario.

escudo cofradia santo domingo de guzman Jerez de los Caballeros

Sede canónica: Templo parroquial de Santa Catalina Virgen y Mártir.

Hermano Mayor: Juan Miguel Ramírez Hernández.

Escudo: en campo sable y plata, cruz flordelisiada. Por ornamento exterior, un rosario formando corona cerrada, estandarte y cirio acolados en aspa. Al timbre, corona real.

Nº de Hermanos: 789.

Redes sociales: Facebook

Listado de premiados con la Cruz de Guía.

1996 D. Miguel Méndez Matamoros, a título póstumo.

1997 D. Manuel Carrasco Gallardo, a título póstumo.

1998 D. Manuel Galván Fonseca.

1999 D. Juan Miguel Ramírez Calzado, a título póstumo.

2000 D. Anacleto Ramos Lineros.

2001 D. Miguel Gil Del Río.

2002 A la Junta de Damas y Camareras de la Virgen del Rosario.

2003 D. Juan José Infantes Nogales.

2004 Legión Española.

2005 D. Rafael Fernández Torrijos.

2006 D. Tomás Carbonero Pérez.

2007 D. Manuel Sirgado Gata.

2008 D. Luis Rodríguez Flores.

2009 D. José Romero Sánchez.

2010 Banda de CC y TT de la Cofradía.

2011 Dña. Manuela Bermúdez Pastelero.

2012 D. José Pastelero Carrasco, a título póstumo.

2013 Hermanos de Paso de la Virgen del Rosario.

2014 D. Juan Miguel Ramírez Hernández.

2015 D. Francisco Ramiro Calderón.

2016 Dña. Eloísa Carrasco García, a título póstumo.

2017 Dña. María del Rosario Méndez Méndez y Dña. María Rubio Soriano.

2018 Dña. Teresa Ruiz Escobar.

2019 D. Manuel Rodríguez Senero, a título póstumo.

2020 D. Antonio José Carrasco Romero.

Fue fundada en 1513 con el nombre de “Confraternidad del Rosario” y en aquellos entonces una de sus principales actividades era cantar el Santo Rosario por las calles.

Años más tarde, en 1581, tiene lugar un pleito en la iglesia de Santa Catalina entre dos cofradías, una formada por negros y otra por blancos, que decían estar ambas bajo la advocación del rosario, quedándose los blancos con la titularidad del templo. Posteriormente la hermandad aparece registrada en los archivos de los visitadores de Santiago y hay indicios documentales de su presencia, pero los saqueos de 1710 por parte de portugueses e ingleses influyeron probablemente en la falta de documentación existente sobre esta época.

La actividad de la cofradía continúa y en 1749 se termina de dorar el retablo colateral del Altar del Rosario, levantándose en 1796 el camarín.

En 1805 sufre una importante restauración tras la institución de la orden tercera de Santo Domingo y la aprobación de sus estatutos por parte del papa Pio VII y el rey Carlos IV. Sin embargo, la Guerra de la Independencia, la desamortización de Mendizábal y el laicismo decimonónico marcan un nuevo bache de oscuridad, hasta que en 1861 vuelve a ser restaurada y se redactan nuevos estatutos.

Más tarde se le añadiría la titularidad de Santo Domingo de Guzmán para diferenciar esta hermandad de la otra con el mismo nombre existente en la localidad. En ese periodo comienza a procesionar el Domingo de Ramos, con la incorporación del paso de la Borriquita, en 1875, acompañando a la Virgen del Rosario.

A partir de 1891 la Cofradía se encarga también de organizar la procesión del Domingo de Resurrección.

En 1923 se inicia un nuevo despertar con la restauración del paso de misterio y, tras el paréntesis de la II República y la Guerra Civil, entra en un estado progresivo de esplendor y engrandecimiento que continúa en la actualidad.

Saya y capa beis con capirote negro, en el paso de misterio, y saya blanca, capa y capirote negro en el paso de palio.

Nazarenos cofradia Santo Domingo de Guzmán y Ntra Sra del Rosario

En el barrio de Santa Catalina de Jerez de los Caballeros no hay un día tan especial, en todo el año, como el Domingo de Ramos.

El Barrio Abajo, como popularmente se lo conoce, después de prepararse durante meses, cuenta las horas que quedan para poner de nuevo en la calle a su reina, la Virgen del Rosario. Y es que la identificación de sus gentes con la cofradía de Santo Domingo de Guzmán es tal que casi todo el que nace aquí se siente parte de la hermandad y lleva con orgullo el apelativo de “catalino”. No en vano, cinco siglos de historia común los avalan.

Fundada en 1513, la hermandad nació probablemente poco después que el templo de Santa Catalina de Alejandría y el barrio que lleva su nombre. Aunque en estos más de 500 años ha sufridos algunos altibajos y periodos de inactividad, hoy en día se encuentra en uno de sus momentos álgidos, con todos sus pasos recién renovados y una junta de gobierno que aúna veteranía y juventud, lo que le confiere saber estar y garantía de futuro.

El Domingo de Ramos por la mañana se llena la iglesia de hermanos y cofrades para asistir a la tradicional ceremonia de la bendición de las palmas que llevarán los nazarenos en la procesión. Los pasos ya engalanados, presidiendo la celebración, esperan pacientemente que llegue la tarde y la luz entre a raudales en la iglesia al abrirse los portones.

Y por fin llega la hora. Con la Plaza de Santa Catalina a rebosar, pone la cruz de guía rumbo al centro de Jerez, en un recorrido procesional de tremendo desnivel que lo hace especialmente dificultoso, aunque espectacular para todo aquel que tiene la suerte de estar allí y poder contemplarlo. Se impacienta el gentío en la Ladera del Correo, una de las calles más empinadas de la localidad, esperando ser partícipe de la hazaña que en este lugar repiten cada año los costaleros, logrando colocar los pasos titulares de un solo tirón en la calle San Agustín.

En primer lugar, asciende la “Borriquita”, que con 1800 kg y 2.30 por 5 metros es el más grande y pesado de cuantos recorren Jerez. Sobre andas de madera policromada en oro fino, que trasportaron en su día al Señor de las Penas en Sevilla, el conjunto de Jesús en su Entrada Triunfal en Jerusalén ha sido renovado totalmente y se han sustituido sus antiguas tallas de 1875 por unas nuevas procedentes de la gubia de Israel Cornejo Sánchez, imaginero de Vélez-Málaga, que ha sabido conferirles vida propia.

Más tarde, ya casi entrando la noche, la Virgen sigue las huellas de su hijo por la Ladera. Delante de ella, nazarenos con sayones blancos y capas negras, los colores del hábito de Santo Domingo, van abriendo paso con faroles en las manos. Precediendo al Cristo, sin embargo, los colores eran distintos; beige y negro, y se portaban palmas, en otra de las singularidades de esta hermandad. La luz de las velas de la candelería que ilumina a la Madre del Rosario arranca destellos de cada rincón en uno de los mejores pasos de Extremadura desde el punto de vista de la orfebrería y la artesanía del bordado. Manuel de los Ríos firma las andas en plata y Antonio Santos la autoría de los varales, la candelería y los faroles, mientras que los diversos mantos que suele lucir, el palio y los faldones están todos bordados en los talleres de Benjamín Pérez.

Por añadidura, otro de los alicientes que tiene esta procesión es la Banda de Ntra. Señora del Rosario, la banda de cornetas y tambores de la cofradía que acompaña sus desfiles. Gracias al buen hacer de sus responsables y el afán de mejora de todos sus componentes, esta banda ha experimentado en los últimos tiempos un ascenso digno de alabanza que la sitúa entre las más sobresalientes de la región.

Y por supuesto uno de los mayores atractivos en la tarde del Domingo de Ramos es la presencia de la Legión. Desde 1981 una representación de la Legión Española participa en el recorrido procesional, aportando fuerza y espectacularidad al desfile. En los últimos años ha sido la Banda de Cornetas y Tambores, Escuadra de Gastadores, Guiones y Piquete de Fusileros del Cuartel General de la Brigada de la Legión de Viator (Almería). Antes de la procesión suelen acudir a la Fuente Caballos para realizar una exhibición que hace las delicias de mayores y pequeños.

Continuando con sus particularidades, esta cofradía se encarga también de organizar la procesión del Domingo de Resurrección.

La Virgen del Rosario se encuentra en la Fuente de los Santos con Cristo Resucitado, una talla de D. José Augusto Ortega Brú, siguiendo un boceto su hermano, D. Luis, a la que pueden intuírsele los rasgos de sufrimiento que este imaginero, premio nacional de escultura, solía conferirles a sus creaciones.

A las 12 de la mañana en la Fuente de los Santos se realiza la ceremonia del Santo Encuentro, con la participación de otras imágenes “menores”, San Juan, San Pedro y María Magdalena, portadas por chiquillos.

Desde hace más de 30 años, el momento del Encuentro entre Jesús y María resulta aún más colorido con la suelta de palomas y cientos de globos, que forman en el cielo jerezano un auténtico arco iris artificial y muestran a todas las cofradías y hermandades el camino hacia la semana santa del año próximo.

Construida junto a la torre en el año 1770 por D. Manuel Antonio de Figueroa y Fernández de Campanón.

Es propiedad del Arzobispado de Mérida-Badajoz, y fue cedida a la Cofradía en el año 2000.

  • Posee banda de tambores y cornetas propia, la “Banda de Ntra. Sra. del Rosario”.
  • Durante el Domingo de Ramos es habitual que una banda de la Legión acompañe la procesión.
  • El Domingo de Resurrección se realiza el “Santo Encuentro” en la Fuente de los Santos, con suelta de globos y palomas.

La banda Ntra. Sra. del Rosario, más conocida como «Los Catalinos», comienza a gestarse en el año 1984, no siendo hasta la Semana Santa del año siguiente cuando realiza su primera salida procesional.

En el año 2006 se realiza un proyecto de renovación que ve la luz el 16 de febrero del 2008 mostrando un nuevo estilo musical y repertorio exclusivos de bandas de cornetas y tambores y que le han permitido realizar salidas a diferentes e importantes puntos de la geografía extremeña, andaluza y castellano-leonesa como Badajoz, Mérida, Cáceres, Osuna y Ávila.

Este año 2020 celebran su XXXV aniversario.